Comunicación Diocesana

La música litúrgica en Cuaresma

Estamos muy próximos al miércoles primero de marzo, día en que asistiremos a la imposición de la ceniza que dicho sea de paso es uno de los días en todo el año en que mas feligreses asisten a los templos y así dar inicio a el tiempo de Cuaresma en el que una de las características es la austeridad, ya que deja de adornar los templos con flores, el color morado resalta y la música no es la excepción.

Es propio de este tiempo que el canto litúrgico contenga en su letra pasajes bíblicos, principalmente Salmos que nos conduzcan al arrepentimiento, a la reflexión, al recogimiento. Es por esto que la música que se interpreta en este tiempo litúrgico es menos estruendosa, es más simple, sin arreglos complicados y dilatados, con ritmo mas tranquilo, nada alegre, para que en la pascua se note la diferencia con el canto del Gloria que exalta la resurrección del Señor.

En ocasiones se confunde la Solemnidad de estos cantos con aburrimiento y definitivamente no es así, los tiempos que hoy vivimos nos conducen a hacer las cosas de una manera mas acelerada y principalmente a los jóvenes les cuesta mas trabajo hacer momentos de silencio en sus vidas y es ahí donde un canto apropiado nos ayudará a encontrarnos con el Señor de ésta Cuaresma.

Tuve la dicha de asistir al penúltimo congreso nacional de música litúrgica en el que se nos dieron lineamientos a seguir y por supuesto junto con hermanos de toda la república cantar con música de “órgano” electrónico y tubular, hermosas piezas litúrgicas a una, dos y tres voces, algunas en español otras más en latin, descubriendo en ellas una gran riqueza y desde entonces cuanto he deseado que aquí en mi diócesis nos diéramos la oportunidad de tener ese tesoro.

Raymundo Osorio Carrillo (laico)

Top