Comunicación Diocesana

¿Qué significa la palabra limosna? Padre Sixto Reyes

Cada vez que llega el tiempo de cuaresma se nos invita a practicar el ayuno, la oración, la penitencia y la limosna. Muchas personas hemos entendido que dar limosna es depositar alguna moneda en la canasta que pasan en misa y tristemente damos la moneda mas pequeña e incluso hemos llegado a pensar que dar limosna también es dar alguna moneda a las personas que están en la puerta de la Iglesia.

La palabra griega «eleemosyne» proviene de «éleos», que quiere decir compasión y misericordia. Cuando el Señor Jesús habla de limosna, lo hace siempre en el sentido de ayudar a quien tiene necesidad, de compartir los propios bienes con los necesitados. El término «limosna», nos apremia como acto bueno, como expresión de amor al prójimo y como acto salvífico.

En la Sagrada Escritura y según las categorías evangélicas, «limosna» significa don interior, la actitud de apertura «hacia el otro». Precisamente tal actitud es un factor indispensable de la «metanoia», esto es decir conversión, así como son también indispensables la oración y el ayuno. El Evangelio traza claramente este cuadro cuando nos habla de la penitencia.

El significado esencial que tiene la «limosna» es que es medio para nuestra conversión a Dios y para toda la vida cristiana, debemos evitar a toda costa todo lo que falsifica el sentido de la limosna.

En definitiva, dar limosna no es un acto de dar sobras por cumplimiento cuaresmal si no la oportunidad de crecer en la justicia y en el camino de conversión. Limosna es el acto sublime de generosidad.

Padre Sixto Reyes 

Top